Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El felpudo de mi casa

Todos los días cuando llego a casa con la princesa de mis cuentos de hadas después de recogerla del cole, lo que primero me recibe en la puerta de mi casa es el felpudo.

Nada más verlo identifico claramente que estoy a la entrada del lugar donde me siento segura, donde respiro tranquila y donde suceden muchas de las cosas hermosas que experimento en este camino que es la vida.

 

Pero llevo unos días dándole vueltas a la cabeza e intentando imaginar qué es lo que pensará  la princesa de mis cuentos de hadas cuando ella vea también el felpudo todas las tardes cuando llegamos a casa.

Supongo que sentirá que ya estamos en casita (como ella dice), y que se pondrá a pensar en lo que va a jugar cuando esa puerta se abra y ella entre dando saltos quitándose el abrigo y poniéndose cómoda.

Se sentirá segura, pero sin ser consciente de lo afortunada que es de haber nacido donde ha nacido.

Ella todavía es pequeña para darse cuenta de esas cosas. Y que siga mucho tiempo así, porque eso significa que todavía la pureza sigue en ella.

Pero lo que sí que tenemos que hacer y que tenemos la obligación de hacer como padres y madres, es educar unos hijos conscientes de la gran diferencia que hay entre nacer en una punta u otra de este lugar llamado mUndO.

Que no todos los niños tienen un felpudo en la puerta de su casa, ni un abrigo que quitarse cuando entra a ella, ni juguetes para jugar en las tardes. Es más, muchísimos ni tienen casa.

Debemos compartir con ellos la sensibilidad y el anhelo por construir un mundo mejor.

Y nada mejor como dar ejemplo para que ellos lo entiendan.

Porque todo ser humano necesita sentirse seguro, querido, respetado y con sus necesidades básicas cubiertas.

 

 

Comentarios

  1. Angel en 06/12/2014 14:30 #

    Eso.

Envie su comentario
Pulsando enviar, confirmas haber leído y aceptar nuestros términos de uso

Buscar
Etiquetas