Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fin de año. Una noche mágica.

El significado de la noche de fin de año ha cambiado en mi conforme los años me han ido haciendo madurar. El tiempo corre y nos hace ver las cosas de diferente forma.

De niña era la ilusión de ver a mi familia junta y sentirme especial para todos ellos. Para mi era como un juego. De adolescente, una noche de juerga con amigos y la familia pasaba a un segundo lugar.

Ahora de adulta la familia vuelve a tomar un lugar importante en este día. Y ya con una hija pues mucho más. 

Este día es mágico para mi. Me llena de emoción, esperanza, melancoa, añoranza e ilusión. Un sinfín de emociones y sentimientos salen del cajón.

Mi día de fin de año empieza con especial energía. Hay que hacer limpieza en casa para que la energía de esa noche mágica fluya de manera especial. 

Cambiamos las sábanas de la cama y preparamos pijamas limpios. ¡Qué gustito empezar el año con una cama bien hecha con sábanas oliendo a gloria y pijamas limpitos! ¡La ocasión no es para menos!

Enciendo mucho incienso para que las malas energías (que espero que sean pocas, jajajajaja) se las coma el humo y salgan por la ventana para nunca más volver.

Me siento en el suelo, con mi super cojín y una taza de té de especias. Es mi momento de pensar en todo lo que me ha removido por dentro durante el año presente y lo que deseo para el año que recién empezará en unas horas. Escucho la canción "Evolución" de Adrián Berra que me inspira y conmueve a rabiar.

Me como a besos a lo más grande que tengo en mi vida (mi pequeña y mi marido), les digo mucho que les quiero (como cualquier otro día) y pasamos un buen rato de cosquillas y "sobeteo", como le gusta decir a mi pequeña en esos momentos de especial acercamiento, jajajajaja. ¡Es que mi peque es la caña!

Ya por la tarde nos pegamos los tres un buen baño para purificar también nuestro cuerpo. Y nos ponemos guapísimos para ir a cenar a casa de los abuelos con los tíos y los primos

Y un momento especial en este día de fin de año es la colocación del muérdago. Sé que muchas personas lo ponen en casa al comienzo de la Navidad. Pero a mi me gusta ponerlo en el día de fin de año. Concretamente lo pongo en el marco de la puerta de la entrada justo antes de salir de casa para cenar. Ese muérdago sé que se llena de bellas energías a las 12 de la noche cuando muchas personas a la vez compartimos buenos deseos. Y esa energía positiva nos acompaña durante todo el año que acaba de empezar. 

Agradecer enormemente a mis padres, tíos y primos que hicieron posible que un poco de muérdago llegara a mi en estos días para poder llevar a cabo mi ritual. Y de paso ya les he contagiado a ellos también. Y a mi pobre padre que hizo la "croqueta" mientras que intentaba conseguir un poquito en la montaña darle una beso enorme. ¡Gracias papá por estar siempre ahí! 

Os deseo un feliz año 2015 a todos los que nos habéis acompañado en nuestro camino durante este y otros años. Os queremos con nosotros para siempre. Y desde aquí os doy las gracias a todas las nuevas personas que sé que vendréis a visitarnos durante este año 2015 aunque ni siquiera lo sepáis todavia, ¡jejejejeje!.

Comentarios

No hay comentarios.

Envie su comentario
Pulsando enviar, confirmas haber leído y aceptar nuestros términos de uso

Buscar
Etiquetas