Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tu peque y su primer día de escuela

A ver, a ver...qué nervios! El día de empezar la escuela por primera vez llega y todo es incertidumbre.

Todas las mamás y papás que han estado ya con anterioridad te cuentan sus experiencias, te dicen que no te preocupemos, que enseguida se acostumbran. Pero claro, ellos ya lo han pasado. Y ahí estás tu hecha un manojo de nervios.

Tanto si tu peque se separa de ti en la escuela infantil a los 6 meses, que a los 6 meses que a los 3 años, va a ser un momento difícil tanto para el pequeño como para las mamás y los papás.

A mi eso de que cuanto antes les llevas a la escuela infantil menos se dan cuentan no me convencen. Un niño se da cuenta de que no está con sus figuras de apego desde que nace. Lo que pasa que un bebé llora y como es bebé y llora bastantes veces al día para hacernos saber que necesita algo, pues no lo relacionamos con que llora porque echa de menos a sus padres.

Ahora, si el peque ya habla y nos lo puede contar pues ya, nosotros como adultos que entendemos el habla humana, nos es fácil relacionarlo.

Es por ello que el periodo de adaptación tanto de los peques como de los padres y madres se haga de una forma correcta. Lo ideal es que los adultos puedan acompañar al pequeño el tiempo necesario para que haga el nuevo entorno como algo suyo, un lugar en el que no le va a pasar nada y que las personas que le acompañan le hacen sentir seguro y querido.

Las escuelas infantiles debería no tener un tiempo limitado específico para este periodo ya que cada niño necesita un tiempo diferente para adaptarse.

Y a ti como padre o madre ese periodo te va a ayudar a tener confianza en la persona a la que dejar a cargo a tu ser más preciado, que es tu hijo.

Si el periodo de adaptación se realiza de una forma correcta, el paso del niño por la Escuela Infantil va a fluir de una forma positiva.

Para ello es muy importante que la escuela que hayas elegido sea de tu agrado y te convenza pedagógicamente. Es complicado que las cosas fluyan si tienes recelo en cuanto a la forma de hacer las cosas del sitio donde dejas que tu hijo o hija pase mucha de las horas del día.

Y una cosa quiero señalar, como experiencia personal. Hay veces que los peques te indican que no es el momento de dejarles fuera del entorno familiar y empiezan a avisarte porque somatizan sus conflictos emocionales a través de enfermedades y no queriendo asistir a la escuela.

Bajo mi parecer (y esto es una opinión personal y experimentada por mi) pienso que lo mejor es esperar a que llegue el momento o cambiarle de centro porque nos están diciendo a gritos que ALGO NO FUNCIONA. Y no hay nada peor que empezar la escolarización "no funcionando".

 

Comentarios

No hay comentarios.

Envie su comentario
Pulsando enviar, confirmas haber leído y aceptar nuestros términos de uso

Buscar
Etiquetas